Acupuntura para la Lumbalgia y la Ciática

Centro de Acupuntura en Madrid

Causas de la lumbalgia

La lumbalgia está causada por alteraciones de las estructuras de la zona lumbar: vértebras lumbares, músculos, ligamentos o discos intervertebrales. Puede producirse por sobreesfuerzos físicos, malas posturas, inflamación de las articulaciones entre dos vértebras, contracturas musculares, lesión del disco intervertebral, traumatismos, y en ocasiones se asocia a enfermedades que afectan al tejido conjuntivo como la hiperlaxitud articular.

Causas de la ciática

La ciática se produce cuando hay una compresión del nervio ciático debido, la mayoría de las veces, a una hernia de disco. También puede estar causada por contractura del músculo piriforme que comprime el nervio, osteoartritis (artrosis), por traumatismos o tumores. La compresión del nervio por el útero es la causa de la ciática durante el embarazo.

 

Causas para la Medicina Tradicional China

Para la Medicina Tradicional China las lumbalgias y las ciáticas son causadas por cuatro síndromes:

  1. Retención de frío y humedad
  2. Estancamiento del Qi y de la Sangre
  3. Deficiencia del Qi renal
  4. Estancamiento del Qi del Hígado

Que te ofrecemos desde nuestro Centro de Acupuntura en Madrid

Una valoración personalizada, sesiones de técnicas que van a minimizar los dolores, complementando los tratamientos médicos convencionales. Utilizar estas técnicas en muchas ocasiones hace que un problema crónico cambie su tendencia de empeoramiento hacia la mejoría. Ofrecemos acupuntura, osteopatía, moxibustión (calor en puntos muy específicos), electroacupuntura, terapia manual y suplementación.

Solicitar una sesión de tratamiento

Recomendaciones en caso de ciática

  • Practicar ejercicio de forma regular para mantener la fuerza muscular de la espalda y el abdomen.
  • Evitar el sobrepeso.
  • Al levantar objetos, hacerlo con las rodillas dobladas y con la espalda recta.
  • Si se va a estar mucho rato de pié, apoyar un pie sobre una altura.
  • Cuando esté sentado, mantener la espalda recta apoyada en el respaldo de la silla, con los pies apoyados en el suelo.
  • Dormir sobre un colchón adecuado. acostarse de lado.
  • Al levantarse de la cama, hacerlo lentamente, poniéndose primero de lado, incorporarse y por último, levantarse.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina B: levadura de cerveza, cereales integrales.

Recomendaciones en caso de lumbalgia

  • Evitar movimientos bruscos y malas posturas en el trabajo, al realizar las actividades domésticas.
  • Calentar antes de hacer ejercicio.
  • Evitar el sobrepeso.
  • No sentarse en sitios bajos y blandos.
  • Al levantar o mover pesos: bajar con la espalda recta y las rodillas dobladas, coger el peso y pegarlo al tronco, y para subir, siempre con la espalda recta y el peso pegado al cuerpo.
  • La práctica regular de ejercicio físico no violento, una vez pasada la fase aguda, puede prevenir la aparición de lumbalgias y mejorar la evolución de los dolores crónicos. la natación sería un ejercicio muy recomendado.
  • Son beneficiosos los ejercicios que ayuden a desarrollar la potencia, resistencia o elasticidad de los músculos de la función de sostén de la espalda: abdominales, dorsolumbares, cervicodorsales, glúteos y cuádriceps.
  • En las lumbalgias crónicas conviene mantener el mayor grado posible de actividad, ya que el sedentarismo retrasa la recuperación.

Recomendaciones para todos los casos

Evitar levantar pesos

Evite levantar objetos por encima de los hombros.

Busque ayuda cuando necesite levantar objetos pesados.

Cuando lleve equipaje o bolsas de la compra reparta la carga entre ambas manos.

Higiene postural

Cuando esté de pie durante un largo periodo, cambie la posición de los pies a menudo.

Camine con la espalda recta y calzado adecuado (tacón ancho y bajo, puntera redondeada, suelas adecuadas)

Al sentarse, mantenga ambos pies en el suelo y las rodillas dobladas y situadas a la altura de las caderas. Utilice una butaca cómoda, con el respaldo recto o ligeramente inclinado.

Cuando conduzca un coche, acerque el asiento lo suficiente para que sus pies alcancen los pedales cómodamente y sitúe ambas manos al volante, deténgase cada dos horas y realice ejercicios de estiramiento durante 5 minutos.

Compruebe que el colchón es el adecuado y evite las almohadas excesivamente altas o dormir sin almohada. La postura aconsejada para dormir es de lado.

Ejercicio

La constancia en la realización de los ejercicios es la base para que la rehabilitación tenga éxito. Haga los ejercicios que le hayan indicado diariamente, a ser posible tras calentar la zona lumbar con manta eléctrica.

Al principio hará solamente 3-4 veces cada ejercicio, aumentando el ritmo e intensidad de los mismos de forma progresiva.

Los ejercicios no deberán producirle dolor. Si esto ocurriera reduzca a la mitad o incluso deje de hacerlos.

Es muy aconsejable la natación (sobre todo el estilo de espalda) y la bicicleta estática suave con el manillar elevado.

Se evitará el sedentarismo, procurando caminar al menos una hora diaria, por terrenos llanos y regulares

Solicitar una sesión de tratamiento

Abrir chat